¿Qué es el desarrollo sostenible?

Hablar de desarrollo sostenible y de sostenibilidad es algo habitual. Tanto los líderes políticos o económicos como la gente de a pie emplean con naturalidad estas expresiones, aunque muchas veces no tengan muy claro su verdadero significado.

En 1987, las Naciones Unidas publicaron Nuestro futuro común, un informe dirigido por la doctora Brundtland, que pretendía llamar la atención sobre el daño que las actividades humanas estaban ocasionando en el medio ambiente. En este documento, el concepto de desarrollo sostenible dejó de ser académico y se incorporó a los programas de las Naciones Unidas. Muy pronto pasó a ser de uso común.

El informe decía: «Se entiende por Desarrollo Sostenible el que satisface las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades».

La clave del desarrollo sostenible es la perspectiva temporal. No solo se busca promover un desarrollo que busque el beneficio del máximo número de personas posible hoy mismo, sino también en las generaciones venideras. En otras palabras, el desarrollo sostenible persigue nuestro propio beneficio sin perjudicar el beneficio que podrían obtener nuestros hijos, nuestros nietos y sus descendientes. Tal ha sido el deseo de la humanidad a lo largo de nuestra historia, solo que ahora sabemos que la actividad del hombre puede comprometer ese futuro.

El efecto de la actividad del hombre al desarrollo sostenible 

Hasta hace poco no éramos conscientes de ello, pero el modelo de desarrollo nacido durante la Revolución Industrial amenaza nuestro futuro. Un claro ejemplo lo tenemos en el efecto invernadero, provocado por las emisiones de dióxido de carbono producidas por el uso de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo o el gas natural. Pero también ha dejado su huella en el agotamiento de algunos recursos naturales o en la destrucción de parte de la biosfera. Comenzamos a ser conscientes de estas amenazas hace relativamente poco, en la segunda mitad del siglo pasado. Estas amenazas son las que nos han empujado a buscar un modelo de desarrollo capaz de detectarlas, evaluarlas y evitarlas en lo posible.

En íntima relación con esas amenazas ambientales detectamos también graves desequilibrios territoriales y sociales. El nivel de renta de unos pocos contrasta con la pobreza de muchos. La pobreza provoca estragos en millones y millones de personas, crea inestabilidad, fomenta la violencia y se asocia con desastres ambientales. Cualquier modelo de desarrollo que no considere esto no puede ser llamado sostenible.

El desarrollo sostenible no es, pues, un desarrollo exclusivamente material o económico. Va más allá. Es un cambio también cultural y social en el que resulta imprescindible el concurso de la ciencia y la tecnología.

La perspectiva temporal es la que nos obliga a todas estas consideraciones. Nuestro compromiso con el porvenir de las generaciones futuras nos obliga a responder, simultáneamente, ante los problemas sociales y ambientales. Tenemos que reducir el impacto sobre el clima y el entorno natural, pero también la diferencia de oportunidades de desarrollo entre las rentas más altas y más bajas. Si se consigue una cosa, pero no la otra, el modelo no podrá sostenerse en el tiempo sin grave daño para todos. Por esa razón, cuatro columnas sostienen el edificio del desarrollo sostenible: la social, la económica, la tecnológica y la cultural. Si falla una de ellas, el edificio se viene abajo.

¿Qué podemos hacer para mejorar el desarrollo sostenible? 

Como podemos ver, una definición en apariencia tan simple como la del desarrollo sostenible es en realidad muy compleja. Porque son muchísimos los factores a tener en cuenta y los actores implicados. Por eso, el compromiso con la sostenibilidad debe ser lo más amplio posible. Tienen que negociarse y cumplirse acuerdos internacionales sobre el clima, la defensa de la biodiversidad o el libre acceso a las tecnologías limpias y eficientes. La economía tendrá que adaptarse a los límites que impondrá un desarrollo sostenible, aunque también saldrán a la luz nuevas oportunidades de negocio. Los gobiernos tendrán que hacer cambios en la legislación y supervisar su aplicación. Mientras tanto, tendrán que cambiarse los hábitos y costumbres de los ciudadanos en su vida cotidiana. Será un cambio gradual y generacional, pero inevitable.

Respondiendo a la complejidad y necesidad de implantar un modelo de desarrollo sostenible, las Naciones Unidas tomaron cartas en el asunto. Después de varias conferencias internacionales, en el 2000 se plantearon los Objetivos de Desarrollo del Milenio, centrados en la agenda social de los países en vías de desarrollo, y en 2012, en la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible Río+20, se creó un grupo de trabajo que un año después presentó los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), 17 objetivos con 169 metas que se intentarían alcanzar entre 2015 y 2030. Participaron no solo gobiernos, sino también miembros de la comunidad científica y de la sociedad civil.

Los ODS entran a gestionar la complejidad del desarrollo sostenible abordando temas que sabemos relacionados entre sí, como la educación inclusiva, la seguridad alimentaria, la lucha contra la exclusión social, la protección del medio ambiente o medidas urgentes para evitar el cambio climático. En posteriores artículos examinaremos con más atención esta propuesta.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque in justo arcu. Donec eu lacinia risus. 

Nombre – profesión o identificador

Noticies

💚 Un dels principals reptes és la lluita contra el #canviClimàtic. Avui, és el Dia sense carboni.

🚗🔌 Apostem per la #mobilitatSostenible amb ... #vehicleElèctric.
👉El 100% de l'electricitat que consumim és energia verda.

ℹ️ https://www.sorea.cat/ca/indicadores-de-sostenibilidad-ambiental
#Mobilitat2020 #sostenibilitat

🚱 Actuacions de millora de la xarxa d'aigua del nucli de Costa d'en Blanes (#Calvià). Us informem que s'interromprà el subministrament:

🗓️ ... Demà, dimarts, 22 de setembre
🕗 De 8 a 15 h
Lamentem les molèsties. @_Calvia