Las depuradoras en España: veinte años de retraso

Recientemente, los periódicos han publicado que España había sido condenada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al pago de una sanción por incumplimiento de una directiva comunitaria de 1991 sobre la depuración de aguas urbanas residuales. La sentencia, de julio de 2018, contempla una multa de 12 millones de euros y penalizaciones semestrales de 10,35 millones más mientras perduren los incumplimientos de la norma europea. Así se ha acumulado, hasta el momento, una sanción de más de 32,7 millones de euros, cifra que se irá incrementando, pues el Gobierno de España estima que estos incumplimientos de las depuradoras no estarán resueltos hasta 2023.

Depuradoras

La multa afecta a nueve aglomeraciones urbanas en las que viven unas 379.000 personas. Estas poblaciones vierten sus aguas residuales al mar sin el tratamiento adecuado. Desde que se dictó la sentencia, ya se ha resuelto el vertido en una de ellas, Tarifa, generado por una población de 20.000 habitantes.

Expedientes a las depuradoras de agua

El caso es que la gestión del ciclo del agua es la causa de las mayores sanciones que la Comisión Europea ha impuesto a España. Cabe recordar que la gestión ambiental es uno de los caballos de batalla de las autoridades europeas en todos los ámbitos. A modo de recordatorio, cabe citar que, de las cinco sanciones que se ha visto obligada a pagar España a la Comisión Europea, dos han sido por cuestiones fiscales, una por la normativa que regulaba una actividad económica y dos más, por la gestión del agua. Una, esta última vinculada a la depuración de aguas residuales; otra, en 2003 por la mala calidad para el baño de las aguas interiores (lagos, ríos y pozas), que superó los 9 millones de euros. Las sanciones por la gestión de las aguas residuales y la mala calidad para el baño suman un importe seis veces superior al resto de sanciones juntas.

Pero estas sanciones son apenas la punta del iceberg. Aparte de este expediente sancionador, la Comisión Europea ha abierto cinco expedientes más en los que se cuestiona la depuración de las aguas residuales de aproximadamente 1.100 poblaciones españolas. En algunos casos, esas aguas van a parar a espacios naturales protegidos y en otros las poblaciones señaladas ni siquiera proceden a la depuración de sus aguas residuales.

La cuestión es también un problema de competencias dentro de la Administración Pública. Aunque es el Gobierno de España quien recibe la sanción, esta luego pasa a cargo de las autoridades competentes, sean las Comunidades Autónomas afectadas o los ayuntamientos. En algún caso, pues, podrían iniciarse litigios competenciales, que complicarían la solución del problema.

Planes hidrológicos para afrontar los problemas de depuración

El Gobierno de España afronta el problema a través de los planes hidrológicos del Ministerio para la Transición Ecológica, planes en los que participan las autoridades autonómicas implicadas. Según fuentes ministeriales, se invertirán cerca de 10.000 millones de euros en los próximos 18 años en actuaciones de saneamiento y depuración. Estos planes en su conjunto recogen alrededor de 3.500 proyectos. Dos tercios de estas actuaciones tienen que ser llevadas a cabo por las Comunidades Autónomas afectadas y el tercio restante, por el Estado. Según el mismo ministerio, de aquí a 2023 se ejecutarán las obras de 86 proyectos de depuración con un coste estimado de 450 millones de euros. Este plan de choque pretende evitar más sanciones de la Comisión Europea.

A grandes rasgos, España tiene un problema relativo a la correcta gestión de las aguas residuales. Aunque algunas zonas tienen instalaciones eficientes y algunas de ellas sean incluso infraestructuras de referencia en el sector, lo cierto es que podría afirmarse que la depuración de aguas residuales en España va con veinte años de retraso. Por lo tanto, es imprescindible poner manos a la obra y afrontar el problema de una vez por todas.

Debe considerarse, además, que muchas de estas instalaciones, aunque eficaces y cumpliendo con la normativa vigente, podrían ser mucho más eficientes y respetuosas con el medio ambiente. Por ejemplo, podría reducirse la huella de carbono de muchas de estas infraestructuras mediante instalaciones de cogeneración y el empleo de energías renovables, lo que favorecería la lucha contra el cambio climático.

Depuradoras de aguas residuales (EDAR)

Agbar ha puesto en marcha diversas estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) diseñadas como biofactorías. La economía circular está detrás de su diseño. No se trata de una economía basada en extraer, producir, comprar, usar y tirar, sino de interferir lo menos posible en el ciclo del agua, recuperando, reutilizando, reciclando y minimizando los residuos. La economía circular, además de reducir drásticamente el impacto ambiental de las actividades humanas, crea un capital social y económico beneficioso para el conjunto de la sociedad.

Muy brevemente, estas biofactoríasrealizan una gestión sostenible de los residuos de las EDAR. A modo de ejemplo, gran parte de los lodos generados pueden convertirse en abono para la agricultura y el biogás producido en digestores puede emplearse en plantas de cogeneración, que producen el calor y la electricidad que necesita la instalación para cumplir su tarea. Se reutiliza toda el agua, prácticamente todos los residuos se convierten en un producto útil y se reduce drásticamente la huella ambiental de la instalación. El modelo de biofactoríaprocura beneficios al conjunto de la sociedad y la gestión del excedente de energía y de los productos obtenidos durante la depuración procura ingresos al gestor de la infraestructura.

Pero la extensión de este modelo de EDAR y la mejora de las instalaciones ya existentes no es posible sin acuerdos y alianzas público-privadas. El sector público es responsable del servicio a la comunidad, mientras que el capital privado aporta el conocimiento y gran parte del capital de la inversión. El sector público debe ejercer el control que le compete y la empresa aportar la experiencia que proviene no solamente de esa, sino de muchas otras infraestructuras similares. Aunque esta cooperación necesaria no siempre es conocida por el gran público, el desarrollo de las ciudades y la sociedad que se está conformando día a día se forja mediante acuerdos, pactos y una estrecha colaboración y convivencia entre el sector público y el capital privado.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque in justo arcu. Donec eu lacinia risus. 

Nombre – profesión o identificador

Noticies

♻️ Què fem per reduir l'impacte de les nostres accions en el #mediAmbient i combatre l'#emergènciaClimàtica?

✅ Reduïm l'ús de recursos
... Reciclem els #residus
✅ Reutilitzem l'#aigua
✅ Apostem per l'#economiaCircular

Tu també pots fer-ho! #DiaMundialdelReciclatge #ODS

👋 Ens encanta rebre la visita de #joves!

💧 A les instal·lacions de sa Torre de Malbuger, el nostre cap de distribució @NachoJuanico ha explicat el... cicle de l'#aigua i la nostra feina als alumnes de 1r d'ESO de l'IES Joan Ramis i Ramis de #Maó.